Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Federico II

Nacido el 24 de Enero de 1712, tuvo una infancia complicada. Siempre bajo la mirada despreciable de su padre Federico Guillermo I, un hombre muy religioso y amante de la disciplina castrense. Desde muy pequeño se decantó por las artes, filosofía o la historia, además de ciertas tendencias homosexuales. Para más inri, consideraba a las obras literarias prusianas como “semibárbaras” mostrando gran interés y aprecio por la cultura francesa. Con 18 años harto del maltrato de su padre hacia su persona intentó huir a Inglaterra junto a su buen amigo (y posiblemente amante) el oficial Hans Hermann von Katte. Para su desgracia todo terminó como una tragedia griega, fueron descubiertos y nuestro protagonista fue encerrado en la fortaleza de Küstrin obligado a llevar el traje marrón de los criminales. Pero ahí no acabó todo, von Katte fue acusado de alta traición y condenado a muerte. Federico Guillermo I obligó a su hijo a ver desde su celda como su amigo era decapitado. Desde ese momento aceptó su total sumisión a su padre.

Decapitación de von Katte

En 1733 fue obligado a casarse con Isabel de Brunswick-Bevern aunque resultó ser una relación inexistente, nunca se divorció ni la desterró simplemente la apartó de la corte y de su vida.

Curiosamente un año después su padre le confió un regimiento en la Guerra de Sucesión de Polonia luchando contra sus admirados franceses. Fueron tales sus aptitudes militares que su padre quizás por primera y única vez sintió admiración por él. En 1739, escribió su novela Anti-Maquiavelo. Un año más tarde Federico Guillermo I fallecía. Federico asciende al trono a la edad de 28 años el 31 de mayo de 1740.

Ese mismo año murió también el emperador de Austria, Carlos VI. Cosa que aprovechó el recién nombrado Federico II para ocupar la Silesia al mando de 27.000 hombres, unas tierras de las que su familia (los Hohenzollern) afirmaba tener derechos. Francia que veía a Austria como un enemigo se unió a Federico y mientras éste tomaba Silesia los franceses tomaban Bohemia. Maria Teresa, la heredera del trono mediante el Tratado de Breslau cedía una parte de Silesia y el condado de Glatz a Prusia en 1742.

Poco después y temiendo un ataque austriaco para recuperar sus terrenos perdidos años atrás decide tomar la iniciativa y junto a los franceses parten de nuevo hacia Bohemia llegando hasta Praga sitiándola y rindiéndola en tres días. En 1745 tuvo alguna desavenencia con el rey francés y firmó el Tratado de Dresde en el que se echaba a un lado. En 1748 finalizaba la guerra y Luis XV mostraba un sospechoso desinterés a pesar de gran victoria, se pensaría que trabajaba para el rey de Prusia.

En 1754 comenzaba la Guerra de los Siete años, a su finalización Prusia se había convertido en una gran potencia mundial. En 1772 Federico II junto Rusia se repartieron el territorio de Polonia, “La Primera Partición de Polonia”. Sin necesidad de las armas Prusia se anexionó una zona de 600.000 habitantes, la llamada Prusia Occidental.

En 1785 firma un tratado de amistad y comercio con los Estados Unidos de América, reconociendo así la independencia del país. Tan sólo un año más tarde, el 17 de agosto de 1786 fallece en Sanssouci a la edad de 74 años.

Durante su reinado aparecen nuevos métodos agrícolas e industriales, desecando marismas para su cultivo y tierra para colonizar. Durante su mandato Prusia sufrió un gran crecimiento demográfico pasando de 2’5 millones a 6 millones de habitantes. Profesionaliza el ejército dotándolo de 200.000 hombres bien entrenados y equipados. Funda el Banco Real estableciendo filiales por todo el país. Niega que la monarquía se de por derecho divino y se convierte en un gran protector de la cultura y de la ciencia impregnándolas de influencias francesas. Entre otras personas recibe en su corte a Voltaire y Johann Sebastian Bach.

Tumba de Federico II

Fue enterrado en la iglesia de la guarnición de Potsdam junto a su padre. Cerca del final de la II Guerra Mundial, Hitler ordenó que el ataúd de Federico II fuera escondido en una mina de sal para protegerlo de la destrucción. En 1946 el ejército de EEUU lo trasladó al castillo de Marburgo y al año siguiente a la Iglesia de Santa Isabel de Marburgo hasta que en 1953 fueron de nuevo trasladados junto a los restos de su padre a la Capilla del Castillo de Hohenzollern. Después de la reunificación alemana, el cuerpo fue sepultado en el Mausoleo del Káiser Federico en la Iglesia de la Paz de Sanssouci. El 17 de agosto de 1991, en conmemoración de los 205 años de su muerte, el ataúd de Federico fue puesto en su propio estado, en el Patio de Honor de Sanssouci. Desde entonces, una simple losa de piedra marca y adorna su tumba. Lo escolta una guardia de honor de la Bundeswehr.

Anuncios