Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Nos adentramos de nuevo en la Segunda Guerra Mundial, tras comentar las peripecias vitales de Erwin Rommel cambiamos de bando y vamos a conocer a un personaje un tanto estrafalario.

Jack-churchill-vertical--229x229

Mad Jack Churchill

John Malcolm Thorpe Fleming “Jack” Churchill nació el 16 de septiembre de 1906 y quedará en la historia como un auténtico romántico de la lucha, un británico nacido en Hong Kong que no logró nunca en ningún momento de su vida dejar de lado su pasión por las espadas medievales, el arco y las flechas.
Desde sus primeros destinos como oficial en el ejército británico en Birmania, Churchill sorprendía a propios y a extraños blandiendo como si nada una espada Claymore (un arma medieval) como parte de su uniforme y elementos indispensables. “Jack” Churcill sostenía que no era posible concebir que un oficial (como él) no usara espada.

“Un oficial sin espada no está correctamente vestido”

Pero además de ser bueno en el uso de las espadas, demostraba grandes habilidades con el arco y la flecha y tal era así que eso le valió su participación con muy pequeños papeles en películas tales como “Ivanhoe” o “El ladrón de Bagdad”. El año de 1939 lo encontró a Churchill como integrante de la selección inglesa en el Campeonato Mundial de Arco llevado a cabo en la ciudad noruega de Oslo hasta que un hecho inesperado (no tanto) le cambiaría la vida para siempre, como a tantos otros: estallaba la Segunda Guerra Mundial.
Regresó a Inglaterra y ni bien llegado se dedicó a ampliar su colección de arcos y flechas, pasando por la Tienda “Purle of London” y llevándose a casa armas fabricadas al más puro estilo medieval. Sin perder más tiempo, volvió a enrrolarse en el ejército británico, cosa que hizo justo a tiempo como para embarcarse hacia el continente europeo como parte del Manchester Regiment.

Jack-Churchill-Training-Exercise

A la derecha Churchill desembarcando con su espada en mano

La historia de “Jack” Churchill podría haber sido una más, una de tantas otras de anónimos guerreros en la más violenta contienda bélica de todos los tiempos, pero él mismo se encargó de que no fuera así. Churchill pasó a ser conocido de inmediato por sus camaradas como un héroe enloquecido y un indiscutido enajenado mental. Entre sus acciones más recordadas y particulares se cuentan aquella de Diciembre de 1939 en Polonia y una del año 1940 en Francia. El episodio de Polonia incluye la sorpresa de sus propios compañeros y camaradas cuando Churchill sin mediar aviso se adelantó a su compañía y llegó hasta escasos 50 metros de las posiciones alemanas disparando flechas a diestra y siniestra, mientras que el episodio de Mayo de 1940 en Francia refiere a la defensa de una compañía británica de un pequeño pueblo destacándose una vez más el “loco” Churchill con una de sus acciones increíbles: se acercó a unos 30 metros de un batallón nazi apostado en un granero y desde allí disparó sus flechas atravesando a un soldado alemán dando inicio a una tremenda batalla, esta vez, de modo “tradicional”.

Jack-Churchill-Inspecting-a-German-Airfield-Gun

Churchill inspeccionando un cañón alemán

Esas fueron apenas unas pequeñas muestras de la asombrosa capacidad de Churchill para pelear en una guerra “moderna” con armas y métodos propios de otras épocas. Pero el climax de sus campañas increíbles llegó durante la defensa de Dunkerque. Sus compañeros no daban crédito a lo que veían: Churchill desembarcó y caminaba por las playas con su espada en mano y su arcos y flechas dispuestos a dañar al enemigo.
Otro hito relevante de la historia de este loco de la guerra se dio en la Noruega ocupada por los nazis. Corría el mes de Diciembre de 1941 y Churchill encabezaba dos compañías en la “Operación Arquería”. Las tropas británicas avanzaron por la playa encabezadas una vez más por “Jack” espada en mano y a grito pelado contra un enemigo absolutamente descolocado ante semejante visión. Los nazis finalmente sucumbieron en esa batalla y Churchill salió indenme una vez más. La acción le valió su segunda Cruz Militar.

La obra maestra de Churchill en esta guerra tan particular que sabía librar llegó en el otoño de 1943 mientras los británicos trataban de recuperar la localidad italiana de Piegoletti. Churchill se infiltró en las flojas defensas enemigas y al grito de “¡Comando!” logró intimidar a los puestos de custodia deteniendo (casi sin resistencia enemiga) a 136 alemanes. Nueva condecoración para el “Loco Jack” tras ganar la partida sin disparar un solo tiro.
Pero su historia en los campos de batalla terminaría en 1944 en Yugoslavia. Churchill quedó aislado junto a seis de sus hombres por una compañía alemana. Sus soldados fueron cayendo mal heridos uno a uno hasta que sólo él quedó en pie. Sin dudarlo, con toda tranquilidad, extrajo su gaita (siempre la llevaba encima y la tocaba) y comenzó a ejecutar la canción “No volverás” para darle ánimo a sus camaradas. Repentinamente una granada cayó cerca suyo dejándolo inconciente. Al despertar sólo veía nazis observándolo a su alrdedor, siendo trasladado de inmediato al campo de concentración de Sachsenhausen. Allí conoció a varios veteranos y con ellos logró cavar un túnel por el que pudo escaparse del cautiverio nazi. Tras 14 días de libertad y escape, fue capturado por la Gestapo. Las órdenes de Adolf Hitler eran claras en estos casos: la muerte. Sin embargo el oficial nazi encargado de ejecutarlo se negó a hacerlo y allí, Churchill, volvió a nacer.

Mad-Jack-Churchill

Mad Jack Churchill ya anciano

Tan particular ha sido todo en su vida que, años después, el 8 de Marzo de 1996 pudo agradecerle a aquel mismo oficial alemán (que lo visitaba en su lecho de muerte), el hecho de haberle salvado la vida tantos años antes. Ese mismo día Churchill cerraba sus ojos y dejaba este mundo, rápido y sigiloso como una flecha…Filoso como una espada.

Anuncios