Etiquetas

, , , , , , , , ,

egeria

Egeria

En el siglo IV de nuestra era, una mujer difícilmente podía aspirar a algo más que no fueran las labores del hogar y/o dedicar el resto de su vida a la fe. Pues bien, nuestra protagonista eligió la segunda opción.

 

Egeria o Etheria nació en la región de Gallaecia (actual Galicia) en una Hispania romana de capa caída. Se cree que de cuna noble, incluso algunos historiadores piensan que podría ser hija del emperador de Oriente Teodosio I. No disponemos de grandes detalles de su vida a excepción de algunos manuscritos que han llegado a nuestros días sobre su sorprendente viaje.

“Como soy un tanto curiosa, quiero verlo todo”

ViajeEgeria

Viaje de Egeria

En el año 381 emprende con ayuda de un salvoconducto reservado a personas de cierto rango o importancia este viaje. Aún así se trata sin duda de una mujer aventurera y valiente donde las haya. A lo largo de tres años Egeria recorrió 5.000 km ( la gran mayoria a lomos de un burro) visitando lugares  sagrados como Palestina, Mesopotamia, Siria, Asia Menor, Egipto o Constantinopla donde según los manuscritos encontrados finaliza su viaje. Se recoge su deseo de dirigirse a Éfeso pero se desconoce si llegó a realizarlo. Se desconoce el lugar y la fecha de su fallecimiento.

 

“Tenedme en vuestra memoria, tanto si continúo dentro de mi cuerpo como si, por fin, lo hubiere abandonado”

Hasta 1884 sólo se tenía una referencia sobre ella en una carta de San Valerio al monasterio de El Bierzo, es en este año cuando se encontró en la Biblioteca de la Cofradía de Santa María de Laicos en Arezzo su códice en pergamino de 37 folios aunque en un principio fue atribuida a Santa Silvia de Aquitania quien también recorrió esos lugares algunos años más tarde.

El códice conocido como Peregrinación o Itinerario está incompleto, falta el principio y el final. Está dividido en dos partes, la primera narra exhaustivamente sus aventuras y la segunda describe los lugares y personas que conoció.

“Encontré allí a una muy amiga mía, a la que todos en oriente tienen como modelo de vida, una santa diaconisa de nombre Marthana, a la que yo había conocido en Jerusalén una vez que ella subió a orar. Tenía bajo su gobierno monasterios de aputactitas, o sea, vírgenes. Cuando me vio ¡con cuánto gozo de ambas, que no podría expresarlo!”

egeriaburra

Sello conmemorativo de su viaje

Finalmente en 1903 Mario Ferotín en la “Revista de cuestiones históricas” atribuyó el códice a Egeria.

Esta monja es considerada como la primera mujer viajera de la historia y al mismo tiempo gracias a sus manuscritos del viaje se convirtió en la primera mujer hispana escritora.

Anuncios