Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Durante cincuenta años la iglesia cristiana sufrió una de sus peores crisis, la política de diferentes países luchando por tener más privilegios hizo que durante este tiempo se encontraran tres Papas a la cabeza de la cristiandad…

Palacio Papal en Avignon

Palacio Papal en Avignon

En 1309 el Papa Clemente V traslada la santa sede desde Roma a Avignon (Francia) de forma provisional debido a las continuas luchas políticas que crean un ambiente de inseguridad en la ciudad eterna. Alejada de las tramas, la iglesia se moderniza con un gran aparato administrativo pero debido a su nueva ubicación sufre un gran afrancesamiento.

En 1377 el Papa Gregorio XI devuelve a Roma la sede papal, tan sólo un año antes de fallecer en 1378. Su muerte devuelve al primer plano las tramas políticas, dos personajes son los que se erigen como su posible sucesor: Bartolomeo Prignano y Roberto de Ginebra.

Prignano es apoyado por gran parte de los cardenales y nombrado Papa bajo el nombre de Urbano VI, pero una parte de cardenales disidentes, el Colegio Cardenalicio, alegando irregularidades en el nombramiento (creían que había habido presión popular) nombra a Roberto de Ginebra como Papa Clemente VII. Éste decide instalar su nueva sede de nuevo en Avignon, por lo que la iglesia se encuentra en estos momentos con dos Papas simultáneos. Es en este momento cuando se crea el Cisma de Occidente.

Apoyo de los distintos países europeos a los diferentes Papas

Apoyo de los distintos países europeos a los diferentes Papas

Los paises europeos se ven obligados a elegir entre uno u otro; España, Francia o el sur de Italia se declararon “aviñonistas” mientras que el norte de Italia, Inglaterra o los países escandinavos de declararon “urbanistas”. El conflicto se alargó en el tiempo siendo Urbano VI sucedido primero por Bonifacio IX (1389-1404) y por Gregorio XII (1406-1415) posteriormente. Clemente VII fue sucedido por Benedicto XIII en 1398.

Para terminar con el Cisma se ofrecieron cuatro posibilidades:

  • Via Cessionis, exigiendo la abdicación voluntaria de los dos pontífices. Resultó un rotundo fracaso.
  • Sustracción de la obediencia por parte de los monarcas de Occidente, por la cual las iglesias pasaban a manos de los monarcas. en 1403 se canceló esta medida.
  • Vía Conventionis, en la que los dos pontífices se reunían y uno de los dos reconocía la legitimidad del otro renunciando a su cargo. Por supuesto, fue otro fracaso.
  • Via del Concilioera la solución más delicada aunque se puso en marcha en 1409.

Como decimos, en 1409 se puso en marcha el Concilio de Pisa para intentar acabar de una vez por todas con el Cisma, y como no podía ser de otra manera vistos los antecedentes, fue otro rotundo fracaso e incluso más grande que los anteriores porque lo único que se consiguió fue empeorar las cosas. Los cardenales asistentes decidieron deponer tanto a Benedicto XIII como a Gregorio XII nombrando a un nuevo Papa, Alejandro V. Como os podéis imaginar ninguno de los dos pontífices destronados acató la resolución por lo que la iglesia ya no quedaba en manos de una bicefalía sino de una tricefalía.

El recientemente elegido emperador alemán Segismundo consiguió que se realizara otro concilio en 1414, esta vez en Constanza (Alemania). Este Concilio tuvo más éxito que el anterior puesto que Juan XXIII, sucesor de Alejandro V, para evitar abdicar huyó en mitad de la noche aunque un año más tarde fue detenido y destituido. Gregorio XII si que renunció al pontificado.

Benedicto XIII

Benedicto XIII

Por su parte, Benedicto XIII, estando ya convocado el Concilio se reunió en Morella (Castellón) con el rey Fernando I de Aragón y con fray Vicente Ferrer. En esta reunión se intentó que el Papa Luna, como era conocido Benedicto XIII renunciara a su cargo pero dos meses después volvió a su castillo en Peñíscola (Castellón), donde había instalado su sede papal, sin haberlo hecho. Segismundo viajó a Perpignan (Francia) para entrevistarse con él pero tampoco consiguió que renunciara, por lo que en 1417 fue depuesto calificándolo como hereje y cismático.

En 1418 se nombra Pontífice a Odo Colonna pasando a la historia como Martín V.

El 23 de mayo de 1423, Benedicto XIII falleció a la edad de 96 años sin haber renunciado al papado, pasando a la historia como el Antipapa. Clemente VIII fue nombrado su sucesor por parte de sus cardenales.

En 1429, en otra población castellonense (Sant Mateu), Clemente VIII renunció a su cargo debido a las presiones de Alfonso V, rey de Aragón. Finalizando esta vez sí el Cisma con un único pontífice a la cabeza de la iglesia cristiana.

 

 

Anuncios