Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Arminio

Arminio

Sin duda hablamos de uno de los personajes más populares de entre los que se enfrentaron al todopoderoso Imperio Romano. Arminio nació entre el año 16-17 a.C. en lo que sería la actual Hannover. Hijo de Segimer, caudillo de los queruscos, pasó a estar bajo la influencia romana cuando éstos controlaron la zona en el 12 a.C. Era algo habitual que los romanos se llevaran a los hijos de los caudillos a Roma para así asegurarse la lealtad de sus padres y de paso romanizar a los hijos. A diferencia de Hispania o la Galia, Roma no agregó a Germania como una provincia más, simplemente mantuvo su influencia. Eso sí, bajo el mando de unos gobernantes corruptos y caprichosos.

En el año 4 d.c. comandaba una de las fuerzas auxiliares formada por queruscos en Pannonia (los actuales Balcanes) consiguiendo así la ciudadanía romana gracias a su destacada labor. Unos pocos años más tarde, en el 7 u 8 d.c., Arminio vuelve a la Germania bajo el mando del gobernador Publio Quintilio Varo, con la intención de asesorar a los romanos por su conocimiento de la zona y en especial ante posibles ataques germanos .

A pesar de la buena relación con Varo, Arminio no puede evitar sentir indignación por el trato al que era sometido el pueblo germano. Los germanos eran un pueblo orgulloso, belicioso y como no, amante de la libertad. Los romanos odiaban con todas sus fuerzas la Germania, una tierra infértil llena de bosques frondosos, ciénagas infinitas y un frío terrible…pero para los germanos era su hogar.

Es en este punto cuando nuestro protagonista decide que hay que expulsar a los romanos más allá del Rhin, al haber luchado con ellos y aprendido sus técnicas de combate no tiene esa imagen de imbatibilidad que atesoran las legiones romanas. Arminio sabía que necesitaba una alianza entre los diferentes caudillos de la zona por lo que no perdió el tiempo y empezó a alentar una sublevación. No consiguió un gran número de alianzas pero si las suficientes para poder llevar a cabo su plan.

Publio Quintilio Varo

Llegados a este punto existen dos versiones, una cuenta que llegando el otoño del año 9 d.c. los caudillos sublevados en la sombra convencieron a Varo para que se recluyera junto a sus legiones en un cuartel y evitar el duro invierno al que los romanos no estaban acostumbrados. La otra versión nos cuenta que estos mismos caudillos le comentaron a Varo acerca de una posible rebelión que necesitaba de su inmediata intervención. Fuera una u otra, el resultado fue que Varo partió junto a sus tres legiones dirección a la Baja Sajonia.

Las tropas romanas llegaron al bosque de Teutoburgo, un espeso bosque en el que las legiones XVII, XVIII y XIX, las 6 cohortes auxiliares, caballería y demás civiles (comerciantes, familiares,…), en total unas 25.000 personas debían de marchar en una fina línea. Esto hacía que la caballería perdiera toda su eficacia amén de una terrible tormenta que hacía aún más ardua la dura marcha. Arminio se avanzó junto a su cohorte de exploradores a sabiendas que en terreno abierto no tenía ninguna posibilidad de victoria pero que aquellas condiciones eran perfectas para machacar las cansadas tropas romanas.

Consiguió reunir alrededor de unos 24.000 guerreros escondidos tras cada tronco, con arqueros en cada rama esperando una señal para abalanzarse sobre los romanos. Lo que sucedió a continuación fue una auténtica carnicería, debido al factor sorpresa y a la delgada línea que formaban los romanos no pudieron realizar movimientos defensivos y fueron cayendo uno tras otro. No estaban preparados ni equipados para luchar en terrenos tan angostos. Algunos consiguieron escapar y montar un campamento, entre ellos Publio Quintilio Varo, pero viendo el fatal destino que les esperaba se suicidó junto a algunos de sus generales. Los germanos no hacían prisioneros. Se cree que sólo sobrevivieron unos mil romanos a los tres fatídicos días de carnicería organizada por Arminio. Curiosamente uno de ellos fue Casio Querea, futuro asesino de Caligula.

Cuando las noticias llegaron a Roma se dice que Augusto sufrió una gran depresión en la que apenas podía conciliar el sueño levantándose a mitad noche entre gritos maldiciendo a Varo.

Quintili Vare, legiones redde!” (¡Varo, devuélveme mis legiones!) – Augusto

En el año 14 Augusto decide enviar a Julio César Claudiano, uno de los mejores generales romanos de la historia y entre otras cosas hermano del emperador Claudio, sobrino de otro emperador, Tiberio y sobretodo padre de un emperador que pasó a la historia por sus excesos: Caligula. Claudiano llegó al mando de ocho legiones a las que sumándoles las cohortes extranjeras, caballería,… llagarían a la cifra de 55.000 hombres.

Julio César Germánico

Julio César Germánico

Claudiano cumplió con creces su cometido derrotando a Arminio en la batalla de Idistaviso en el año 16. No consiguió terminar con su vida pero si que hizo que reculara detrás del Rhin. Además se adentró en el bosque de Teutoburgo para dar un reposo digno a los restos de los soldados fallecidos años antes en aquel lugar. Gracias a su éxito pasó a ser conocido con el nombre que pasó a la historia: Julio César Germánico.

Arminio debilitado comenzó su cuesta abajo como caudillo de los germanos, por si no fuera suficiente, poco después de la batalla de Teutoburgo se enamoró de una mujer, Thusnelda, que estaba prometida a otro hombre por lo que decidieron fugarse juntos. La familia de ella no lo aceptó y decidieron encontrarla y entregársela a Germánico para que fuera exhibida en Roma junto a su hijo Tumélico como triunfos en el año 18.

El elevado gasto militar que suponía enfrentarse a los sublevados de Arminio y la poca rentabilidad que podía sacar de la zona hizo que desde Roma se ordenara que las tropas se volvieran otra vez a las orillas del Rhin, manteniendo en ese lugar la frontera.

Poco después Arminio entró en batalla contra el rey Marbod de los marcomanos, en la actual República Checa, anteriormente había intentado conseguir una gran alianza con él contra los romanos pero éste siempre se negó. Marbod terminó huyendo pero Arminio no fue tras él.

Pero la venganza de Segestes, padre de Thusnelda y cliente de Roma no acabó ahí, en el año 21 urdió una conspiración que terminó con la vida de nuestro protagonista a la edad de 37 años.

Monumento a Arminio

Como curiosidades decir que Arminio fue el único caudillo que se enfrentó a Roma (Vercingetorix, Viriato,…) que consiguió expulsar de sus fronteras a los romanos. En el siglo XIX su nombre volvió a cobrar fuerza con el nacionalismo alemán siendo llamado Hermann (Hombre de guerra) llegando a construir un monumento con su nombre cerca del bosque de Teutoburgo.

Sobre su mujer Thusnelda no se supo nunca nada más, seguramente pasaría a ser esclava de algún romano adinerado, pero si que se tienen referencias de su hijo Tumélico, llegó a ser un reconocido gladiador falleciendo en la arena a los 30 años aproximadamente.

Anuncios