Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Pancho Villa

Pancho Villa

El 5 de junio de 1878 en La Coyotada, un pequeño pueblo de San Juan del Río en Durango venía al mundo José Doroteo Arango Arámbula. Pasó una infancia difícil puesto que no pudo ir a la escuela, la pasó trabajando en la finca donde lo hacían sus padres para ayudarles a pagar sus deudas. Tras el fallecimiento de su padre se hizo cargo de la familia trabajando en la finca “El Gorgojito” de Agustín López Negrete.

Con 16 años lo encontró intentando sobrepasarse con su hermana por lo que le disparó hiriéndole. No tuvo más remedio que huir perseguido por la justicia escondiéndose en las montañas donde se hizo bandolero a las órdenes de Ignacio Parra y cambiándose el nombre a Francisco Villa. Durante esta época se hizo famoso por ser una especie de Robin Hood, repartiendo entre los pobres parte de los botines que conseguía. Tras un incidente en el que un compañero de banda asesinó a un anciano, Villa decidió abandonar el pillaje y trabajar en la mina de El Verde y más tarde como albañil en Chihuahua. Pero la justicia volvió tras sus pasos, por lo que decidió regresar al mundo del pillaje.

En 1910 se unió a las fuerzas de Francisco Ignacio Madero dedicándose a reclutar jornaleros y pequeños colonos desposeídos de sus tierras aunque también destacó por su estrategia militar y su audacia en el campo de batalla. Como ejemplo, en Tecolote hizo poner sombreros sobre estacas para aparentar mayor número de soldados, cosa que hizo retroceder al general Navarro y huir.

Francisco Ignacio Madero

Francisco Ignacio Madero

Demostró fidelidad a Madero cosa que quizás más tarde hizo que le salvara la vida. Luchó en la toma de la Ciudad de Juarez, Durango y Torreón donde se incorporó a la División del Norte Federal comandada por Victoriano Huerta. Celoso de su rápida ascensión en el mando militar a pesar de no tener carrera previa (era general brigadier honorario) le condenó a muerte por insubordinación con la excusa del robo de una yegua. Madero le consiguió salvar la vida pero a cambio tuvo que estar recluido en la cárcel de Lecuberri, estuvo desde junio de 1912 a noviembre de ese mismo año cuando fue trasladado a la cárcel de Santiago Tlatelolco. Durante esta estancia aprendió a leer y escribir.

El día de navidad de 1912 a las tres de la tarde escapaba de la cárcel con la ayuda de  Carlos Jáuregui. Huyó a Estados Unidos pero tras los asesinatos de sus amigos Francisco I. Madero y Abraham González en febrero y marzo de 1913 decide volver y unirse al Ejército Constitucionalista creado por Venustiano Carranza. En noviembre era nombrado general en jefe.

Durante un breve tiempo fue nombrado gobernador de Chihuahua donde destacaron sus buenos dotes como político: restableció el orden rápidamente, abarató artículos de primera necesidad, abrió el Instituto Científico y Literario, condonó contribuciones atrasadas, emitió papel moneda, creó 50 escuelas en un mes, envió a sus hombres para ayudar en la cosecha y ordenó la reparación de ferrocarriles y líneas telegráficas imponiendo el duro código que aplicaba a sus propias tropas. Estableció la ley seca para el ejército y amenazó con fusilar a quien encontrara bebiendo.

Venustiano Carranza

Venustiano Carranza

A mediados de 1914 derrota a Victoriano Huerta y Álvaro Obregón es enviado a parlamentar con Villa pero éste lo descubre intentando movilizar a tropas para atacarle por lo que lo manda fusilar. Raúl Madero (hermano de Francisco) consigue evitar que lo fusilen y que escape, además Carranza le envía una carta donde rompe definitivamente relaciones con Villa (se habían deteriorado gravemente tras saltarse Villa las órdenes desplazando a la División del Norte a una batalla contra el general federal Luis Medina Barrón).

En diciembre de 1914 entra en la Ciudad de México junto a su aliado Emiliano Zapata pero después sufre una serie de derrotas contra Obregón, destacando la famosa batalla de Celaya donde sufre una gran derrota, obligándole a replegarse de nuevo en Chihuahua y planeando un ataque a los Estados Unidos tras el apoyo de éstos a Carranza. El 9 de marzo de 1916 atacó a la ciudad estadounidense de Columbus en  Nuevo México destruyendo parte de la misma. Ante la gravedad de los acontecimientos, el presidente norteamericano manda una expedición tras su búsqueda pero desisten después de once meses en territorio mexicano.

Hasta 1920 no destaca ninguna acción belicista, en parte debido a la escasez de armamento. Es en este año con el gobierno de Adolfo de la Huerta, tras derrocar a Carranza, que consigue que abandone las armas. El 26 de junio de 1920 se firma el Convenio de Sabinas en la que a cambio de deponer las armas firma una amnistía en la que se le otorga el Rancho de Canutillo, de 25 mil hectáreas en Hidalgo del Parral, Chihuahua.

Álvaro Obregón

Álvaro Obregón

Pocos meses después, el 1 de diciembre accede al gobierno de México Álvaro Obregón, que en cuanto consigue una cierta estabilidad no duda en planear el asesinato de Villa ante el temor de su alzamiento en armas nuevamente. La tarde del 20 de julio de 1923 mientras se dirigía a una fiesta familiar en Parral, es emboscado y acribillado en su vehículo junto a su amigo el coronel Miguel Trujillo.

Como curiosidades del personaje, decir que tuvo numerosas esposas, se cuentan hasta 23, todas casadas por la iglesia, con las que casi con todas tuvo descendencia. El numero de sus amantes es imposible saberlo. Otra curiosidad es que en febrero de 1926 sus restos fueron profanados y su cabeza desapareció, se cree que detrás se encontraba el magnate norteamericano William Randolph Hearst, quien desembolsó cinco mil dólares por ella.  En 1976 sus restos fueron trasladados al Monumento de la Revolución.

Anuncios