Etiquetas

, , , , , , , , ,

Si pensamos en vampiros “históricos” el primero que nos viene a la mente es Vlad Draculea, más conocido como Vlad Tepes (Vlad, el Empalador) pero si pensamos en mujeres con fascinación por la sangre, sin duda, la primera que nos viene a la mente es Elizabeth Báthory. De hecho tiene el “curioso” reconocimiento de ser la mujer con más asesinatos de la historia: más de 650 muertes.

Elizabeth Báthory

Elizabeth Báthory

El 7 de agosto de 1560 nacía nuestro personaje en la localidad de Nyírbátor (Hungría), de familia noble (su tío Esteban I Báthory se convertiría más adelante en rey de Polonia, lo que da a entender la importancia del apellido Báthory). Recibe una educación de alto nivel aunque sus dos grandes aficiones eran la alquimia y el esoterismo. A la edad de 15 años contrae matrimonio con el conde Ferecz Nádasdy, la pareja se traslada a vivir al castillo de Csejthe donde pasa largo tiempo sola debido a las largas temporadas que el conde pasaba batallando, por su crueldad recibió el apodo del “héroe negro”. Debido a la soledad en la que se encontraba logra escapar en diversas ocasiones del castillo teniendo diversas aventuras amorosas entre las que destaca la que tuvo con un joven conocido como el “vampiro” debido a su aspecto y sus vestimentas. La soledad en el interior de los muros del castillo y sus aficiones a la alquimia y el esoterismo quizás hizo que surgiera en ella un cambio drástico hacia el sadismo a un nivel superlativo. Algunos ejemplos son cubrir a sus sirvientas con miel y dejarlas enmedio de un jardín para que los insectos se “deleitaran” o en pleno invierno desnudar a sirvientas y abandonarlas fuera del castillo y lanzarles agua congelada convirtiéndolas en auténticas esculturas heladas. Se cree que en esta época siguiendo los consejos de una bruja llamada Dorkó y su antigua nodriza, Jó Ilona es cuando empezó a usar la sangre para evitar los efectos del paso del tiempo. Tan sólo el nacimiento de sus hijos hizo que abandonara temporalmente sus “aficiones” pero había algo que no dejaba de rondar su cabeza: el paso de los años. El 4 de enero de 1604 falleció su esposo lo que hizo que volviera a retomar sus extrañas actividades, pero esta vez con aún más sadismo…

Castillo de Csejthe

Castillo de Csejthe

El punto de inflexión lo encontramos cuando un día una sirvienta mientras le peinaba le dio un tirón en el cabello, la condesa le propinó una bofetada con tanta fuerza que hizo que la sirvienta sangrara cayéndole una gota de sangre en la mano de Báthory, ésta tuvo la sensación que en el lugar donde le cayó la gota la piel se volvió más blanca y tersa, recordándole los consejos de Dorkó y Jo Ilona tiempo atrás. Ordenó desangrar a la pobre sirvienta y le prepararan un baño con su sangre en la que sumergirse. A raíz de ahí se sucedieron un grandísimo número de asesinatos y desapariciones en la zona de mujeres jóvenes. Era habitual ver el carruaje de la condesa recorriendo las tierras en busca de jóvenes mujeres para llevarlas al castillo bajo la falsa promesa de una vida mejor alejada de las penurias del campo. Si se negaban eras drogadas y raptadas a la fuerza.

La

La “Dama de hierro”

Su locura llegó al punto de hacer que las otras sirvientas le lamieran el cuerpo después de cada baño para evitar que las toallas debilitaran el efecto de la sangre, al mismo tiempo se hizo con diversos artilugios de tortura como por ejemplo la “dama de hierro”, que consistía en un sarcófago recubierto en su interior por temibles pinchos que perforaban a las pobres desgraciadas que tenían la fatal suerte de ser castigadas con él. Esta barbarie duró alrededor de diez años, pero como os podéis imaginar este terrible número de asesinatos hizo que la cantidad de mujeres jóvenes disminuyera considerablemente. Hay que sumarle que aunque al principio escondían los cadáveres más tarde eran simplemente abandonados en el campo, cosa que hizo sospechar a la población e intentar huir de las redes de la condesa. Por desgracia para ellos, su alta cuna hizo que siguiera realizando estos actos con total impunidad.

Rey Matías II

Rey Matías II

La poca cantidad de jóvenes campesinas hizo que cometiera un gravísimo error, su sed de sangre no disminuyó así que decidió utliizar jóvenes nobles. El rey Matías II ya no tuvo más remedio que tomar cartas en el asunto y mandar una comitiva que investigara los sucesos. Comandada por el palatino Thurzó descubrieron en el interior del castillo la cruda realidad que encerraban los muros de aquella fortaleza: cadáveres torturados, sangre derramada e incluso a la condesa disfrutando de uno de sus baños de sangre. El 17 de abril de 1611 es condenada a ser recluida de por vida gracias a su alto rango, suerte muy distinta a sus cómplices que fueron ejecutados. Fue privada de la luz solar y aislada totalmente, solamente tenía contacto con el exterior de su celda a través de una rendija por donde le pasaban la comida. El 21 de agosto de 1614 se ponía fin a la historia de la condesa que sembró el pánico y el terror en los campos de Hungría con su enfermiza obsesión por el paso de los años muriendo vieja y arrugada.

Anuncios