Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Amigo lector, aunque no seas un amante de la historia seguramente te sonará el nombre de Rommel, mariscal de campo alemán durante la Segunda Guerra Mundial, pero más aún su apodo: “El Zorro del Desierto”…

Erwin Rommel

Erwin Rommel

Erwin Johannes Eugen Rommel nació el 15 de noviembre de 1891 en Heidenheim and der Brentz, Würtemberg. De pequeño en el colegio dio muestras de ser un niño superdotado y en la adolescencia mostró gran interés por deportes como el esquí o el ciclismo. Cuando se graduó optó por la carrera militar a pesar de la oposición de su padre que prefería que estudiara ingeniería. El 19 de julio de 1910 se alistó definitivamente en el 124º regimiento de infantería  “König Wilhelm I” o 6º de Württemberg con el rango de cadete…unos pocos meses después, en diciembre, ya era sargento.

En marzo de 1911 es enviado a la Kriegsschule (academia militar) de Danzig, donde conoce a su futura esposa Lucie Marie y donde obtiene el rango de teniente un año más tarde.

Ante el estallido de la I Guerra Mundial, el 31 de julio de 1914 es enviado a la frontera francesa. Su primera acción ocurrió el 22 de agosto de 1914, cuando junto a otros dos soldados y un suboficial localiza un grupo de entre 15 o 20 soldados franceses, aprovechando el factor sorpresa acaban con 10 contrincantes heridos o muertos mientras ellos no sufren ninguna baja.

El 24 de septiembre, recibe la Cruz de Hierro de segunda clase cuando se encuentra con una patrulla francesa de cinco soldados, acaba con dos a balazos y luego con la bayoneta se enfrenta al resto consiguiendo que huyan, recibe un balazo en el muslo.

En combate cercano, la victoria es del que tiene una bala más en el cargador

Un mes después, tras otra infiltración nocturna entre las líneas enemigas recibe la Cruz de Hierro de primera clase. En octubre es ascendido a teniente primero y trasladado a la WGB (Württembergische Gebirgsbataillon) recibiendo el mando de una compañía.

Condecoración Pour le Mérite

Condecoración Pour le Mérite

En agosto de 1917 fue enviado al frente oeste participando en los asaltos de Mone Cosna (Rumanía) y Caporetto (Italia), en esta última consiguió capturar ante la sorpresa de rivales y compañeros la cantidad de 150 oficiales, 9.000 hombres y 81 piezas de artillería de diferentes calibres. Le supuso la condecoración prusiana más alta, la Pour le Mérite, y su ascenso a capitán.

Tras finalizar la I Guerra Mundial, en 1919 es enviado a Friedrichshafen a comandar una compañía de seguridad interior hasta 1929 cuando es destinado como instructor de infantería a una academia en Dresde. En 1933 asciende a comandante y en 1935 recibe el puesto de teniente coronel.

En 1937 se publica su libro: Infanterie Greift An (La infantería ataca) convirtiéndose casi instantáneamente en un éxito, repitiendo ediciones, traduciéndola a varios idiomas y siendo un manual de lectura obligatoria en diferentes y diversas academias militares alrededor de todo el mundo. Tras dirigir por poco tiempo una academia es seleccionado por Hitler para dirigir la Führerbegleitbataillon, su batallón de guardia personal.  El 23 de agosto de 1939, Rommel es ascendido a general y es destinado al Cuartel General del Führer como jefe de seguridad.

Servid de ejemplo a vuestros hombres, tanto en el terreno militar como en la vida privada. No ahorréis sacrificios y haced comprender a las tropas que sois infatigables y no os amilanáis ante las privaciones. Mostrad siempre un tacto y una educación extraordinarios, y enseñad lo mismo a vuestros hombres. Evitad la excesiva dureza o una voz demasiado imperiosa, signos ambos de que se tiene alguna cosa que ocultar

Su gran fama llegó durante la II Guerra Mundial, a pesar que tardó en formar parte pues su puesto le hacía intervenir más bien poco, en cambio el Führer empezó a cogerle simpatía ya que era muy diferente al resto de oficiales que tanto empezaba a detestar. Llegó a tal punto su simpatía que cierto día Hitler le preguntó que qué era lo que más le gustaría, no dudó en contestar: “Quiero el mando de una división blindada” …el 15 de febrero de 1940 le concedió el mando de la 7ª División Panzer, en Godesberg.

Inmediatamente se puso a entrenar la división para el tipo de guerra que tenía en mente… y vaya que lo hizo, su unidad fue conocida como Gespenster-Division (la División Fantasma) gracias a la capacidad de maniobra que conseguía una y otra vez, de hecho, hasta el alto mando alemán en ocasiones desconocía el lugar donde se encontraba. Estuvo destinado en Francia y Paises Bajos destacando en considerables actos, como por ejemplo al repeler un contraataque británico en Arras consiguiendo crear el descontrol en comunicaciones, abastecimiento y las líneas de refuerzos aliadas al atacar lugares que éstos consideraban seguros alejados del frente de combate.

El 10 de junio de ese mismo año alcanzan el Canal de la Mancha capturando el estratégico puerto de Cherburgo, gracias al cual es nuevamente promovido, esta vez a comandante de la 5ª División Ligera y de la 15ª División Panzer que a principios de 1941 fue enviada a Libia formándose el famoso Deutsches Afrikakorps. Durante su campaña en Francia llevó a su máxima expresión el Blitzkrieg distinguiéndose por dirigir a sus hombres desde primera línea estando varias veces a punto de morir en combate.

La guerra relámpago (Blitzkrieg) es el arte de concentrar su potencial en un punto, forzando la ruptura, penetrando por ella y asegurando los flancos para proseguir el avance a velocidad vertiginosa hasta la retaguardia del enemigo, antes de que éste hubiera tenido tiempo para reaccionar

Lo primero que hizo fue reorganizar las desmoralizadas tropas italianas para más tarde lanzar un ataque que echó a los aliados de Libia, exceptuando el puerto de Tobruk que seguía en poder de la Commonwealth británica. Cuando parecía que los aliados poco a poco iban reconquistando terreno tras la Operación Crusader, Rommel gracias una vez más al Blitzkrieg aisló y asedió el importante puerto consiguiendo que el 21 de junio de 1942 se rindiera junto a sus 33.000 defensores. Las tropas aliadas habían sido empujadas a Egipto.

Caballeros, han luchado como leones, y sido dirigidos como mulas

En El Alamein, a tan sólo 100 km. de Alejandría, Rommel sufrió su primer revés al ser derrotado por los aliados, éstos le cortaron los suministros por mar gracias entre otras cosas a la máquina Enigma, que consiguió descifrar las comunicaciones secretas alemanas. Aún así, hizo falta la Segunda Batalla de El Alamein en la cual en inferioridad numérica frente al VIII Ejército Británico (conocidos como Las Ratas del Desierto) dirigido por Bernard Montgomery tuvo que retirarse.

Hitler revocó la orden de retirada ordenando resistir hasta que cayera el último soldado alemán, Rommel a pesar de estar en contra de esta orden aceptó pero tan sólo un día después decidió insubordinarse y ordenó la retirada. Nunca sufrió represalias por ello pero su fe en el Führer se desvaneció. En la retirada se dedicó a hacer una guerra de guerrillas hasta Túnez donde tuvo que enfrentarse al II Cuerpo Estadounidense que había desembarcado poco antes en Argelia y Marruecos, venciéndoles contundentemente en el paso de Kasserine. En la Línea Mareth (fortificaciones francesas en Túnez) tuvo que volver a enfrentarse a la Commonwealth por lo que el 6 de marzo de 1943 tuvo que ser evacuado, cinco días después era condecorado con la Cruz de Caballero con Hojas de Roble, Espadas y Diamantes. Sus hombres se convertirían en prisioneros de guerra pocos meses después, bajo el mando de su sucesor, General von Armin.

Un buen general no solo sabe encontrar el camino a la victoria, sabe además cuando esta es imposible

Tras la evacuación pasó un tiempo oculto pues la propaganda hizo creer que aún estaba en Äfrica para que no decayera la moral. Tras la caída de Túnez pasó al Cuartel General de Hitler pero esta vez sin mando. Cuando cayó Mussolini, el Führer lo envió a Italia al mando del Grupo de Ejércitos B para evitar perder el apoyo del país transalpino en un ambiente pre-guerra civil, destacar que en este complicado ambiente nunca fue acusado de crímenes de guerra o contra la humanidad a pesar de las órdenes de Hitler de reprimir brutalmente a los partisanos.

Inspeccionando las defensas costeras

Inspeccionando el “Muro Atlántico”

En noviembre era enviado nuevamente a Francia como responsable de defender la costa, el ritmo de trabajo se aceleró colocando millones de minas y miles de trampas anti-tanque al igual que obstáculos en playas y campos. Tenía la idea de situar pequeñas unidades de tanques en sitios fortificados tan cerca del frente como se pudiera para no moverse demasiado y no apelotonarse llegado el momento de la invasión para así detenerla en las playas, pero sus superiores no estaban de acuerdo ya que creían que cuanto más lejos y en gran cantidad mejor puesto que la potencia de fuego de la armada aliada era demasiado grande, tuvo que decidir Hitler asi que los colocó en un punto intermedio que no satisfizo ni a Rommel ni a sus superiores. Durante el Día D, los pocos tanques que se encontraban en las playas , en especial la 12ª SS División Panzer Hitlerjugend, creó bastante el caos pero la superioridad aliada y la negativa de enviar refuerzos hizo que las playas pronto fueran aseguradas por los aliados.

Tras el desembarco se dedicaba a coordinar las acciones de los mandos de los diversos cuarteles generales. El 17 de julio de 1944 visitó los cuarteles de las divisiones de infantería 276ª y 277ª y el 2º Cuerpo de ejército blindado de las SS, cuando volvía por la tarde a su cuartel su coche fue ametrallado por una pareja de Spitfires de la RAF ; una de las ráfagas hirió a su conductor, hizo que el automóvil se estrellara fuera de la carretera, quedando boca abajo en un canal de riego cercano. Rommel salió despedido del vehículo y quedó tendido en el centro de la carretera, inconsciente. Sufrió fractura cuádruple de cráneo, heridas en la cara y una enorme hinchazón que le cerró el ojo izquierdo. Los sucesivos doctores que le fueron atendiendo se mostraban muy pesimistas en cuanto a sus expectativas de supervivencia. La mayor parte del tiempo estaba inconsciente. Se despertaba de forma esporádica, pero era incapaz de moverse y apenas lograba articular palabras.

Tres días más tarde el coronel von Stauffenberg atentaba contra Hitler mediante un artefacto explosivo, mientras tanto el Dr. Esch (uno de los mejores cirujanos de Alemania) intentaba reconstruir su cabeza, cosa que hizo con éxito:  Rommel se quedó con el ojo izquierdo totalmente cerrado, completamente sordo del oído izquierdo y con terribles jaquecas transitorias, pero vivo.

Hans Speidel

Hans Speidel

Durante las investigaciones sobre el atentado de von Stauffenberg se desveló que los dos principales precursores del atentado, Karl Strolin, alcalde permanente de Stuttgart y antiguo amigo y camarada de armas de Rommel y el Generalleutnant Hans Speidel, jefe de estado mayor de Rommel en Francia, tenían en mente poner a Rommel como Presidente en funciones pero que éste desconocía el papel que le tenían preparado. En cambio Strolin afirmaba que Rommel no sabía nada acerca del atentado mientras que Speidel aseguraba que lo sabía pero que estaba en contra. A pesar de todo y de quedar en muy mal lugar, nunca se encontraron pruebas que lo incriminaran. La hipótesis más plausible es que ofreciesen a Speidel denunciar a su superior a cambio de salvar la vida, pues no hay que obviar que Speidel fue el único conspirador confeso que no fue ejecutado.

Hacia tiempo que sospechaba que dentro del Alto Estado Mayor se confabulaba en su contra, hecho que confirmó cuando inesperadamente se le negó la vigilancia por órdenes superiores. Desde su convalecencia se encontraba en su casa junto a su familia, un ordenanza y el capitán Aldinger.  El 7 de octubre recibió la orden de viajar a Berlín “para hablar de su futuro” pero se negó a ir alegando no tener permiso médico por lo que el día 13 recibió otra llamada anunciándole que al día siguiente recibiría la visita de los generales Wilhelm Burgdorf y Ernst Maisel, del Estado Mayor General.

A las doce hicieron acto de presencia, Rommel sospechaba que intentarían acusarle de alguna negligencia por lo que tenía preparados todos los documentos y órdenes que había dado y recibido desde el Día D. Una hora más tarde, Maisel abandonó la habitación de la reunión y un poco más tarde Burgdorf, Rommel subió al piso superior y conversó con su esposa.

Vengo a decirte adiós. Dentro de un cuarto de hora estaré muerto. Sospechan que tomé parte en el intento de asesinar a Hitler. Al parecer, mi nombre estaba en una lista hecha por Goerdeler en la que se me consideraba futuro presidente del Reich. Jamás he visto a Goerdeler. Ellos dicen que Von Stülpnagel, Speidel y Von Hofacker me han denunciado. Es el mismo método que emplean siempre. Les he contestado que no creía lo que decían, que tenía que ser mentira. El Führer me da a elegir entre el veneno o ser juzgado por el tribunal popular

Maisel y Burgdorf le amenazaron con tomar represalias contra su familia y su Estado Mayor si no se suicidaba, ocultando que era un suicidio ordenado so pena de ejecutar por traición a su familia y amigos si desvelaban el secreto. Se subió al coche y tomaron una carretera dirección a Ulm, al cabo de unos minutos Burgdorf ordenó parar en el arcén y bajarse a Maisel y al chófer diciéndoles que se alejaran del coche mientras él se quedaba con Rommel dentro. Al volver se encontraron a Rommel encorvado y tendido en el asiento trasero, con la gorra y el bastón de mariscal en el suelo del vehículo, en los últimos estertores de su agonía. Media hora después de su marcha, Aldinger recibió una llamada notificándole que Rommel había sufrido un derrame cerebral que le causó la muerte. El cuerpo fue llevado al hospital de Ulm, donde se prohibió terminantemente que se realizara la autopsia requerida por la ley.

Recibió un funeral de estado y sus cenizas fueron enterradas en Herrlingen declarando el 18 de octubre como día de luto nacional.

Burgdorf murió durante la caída de Berlín pero Maisel sobrevivió y en los juicios de Nuremberg declaró y reconoció la realidad de la muerte de Rommel, confirmada entonces públicamente por su viuda, su hijo y Aldinger, que causó un gran revuelo en la opinión pública y una gran furia entre los veteranos que habían servido con Rommel.

Erwin Rommel es el único miembro del Tercer Reich que tiene un museo dedicado a su persona.

Winston Churchill

Nos enfrentamos a un valiente y habilidoso oponente y, si puedo decir tal cosa a través de la destrucción de la guerra, a un gran general 

Theodor Werner

Cualquiera que cayera bajo el hechizo de su personalidad se convertía en un verdadero soldado. Parecía saber cómo era el enemigo y cómo reaccionaría

Como curiosidades existen dos películas referentes a su persona: Rommel, el zorro del desierto (1951) y Rommel (2012) y varios juegos basados en el personaje o en sus campañas como por ejemplo Call of Duty 2, Battlefield 1942 o R.U.S.E.

Anuncios