Etiquetas

, , , , , , , , ,

Izanami e Izanagi

Cuenta la leyenda que los primeros dioses decidieron organizar el mundo puesto que hasta ese momento sólo exisitía el caos, para ello invocaron a dos seres:  la mujer Izanami y el varón Izanagi. Para cumplir esa misión disponían de una lanza celestial (llamada Ame-no-nuboko) con la cuál crearon una isla residiendo en ella. En el momento del matrimonio, Izanami dio las gracias en primer lugar de forma incorrecta pues era deber de Izanagi realizarlo primero, a causa de esto, los dos hijos que tuvieron nacieron deformes: Hiruko y Awashima.

Tras realizar bien el rito, nacieron las Oyashima, es decir, las ocho islas principales de Japón.

Más tarde engendraron a numerosos dioses o kamis pero en el parto de uno de ellos, Kagutsuchi (encarnación del fuego), Izanami fallece a causa de las quemaduras. Izanagi enfureció y asesinó al recién nacido, apareciendo nuevas deidades. Izanami fue enterrada en el Monte Hiba.

Desesperado y entristecido, Izanagi decide viajar a Yomi (“la tierra oscura de la muerte” o “el país misterioso de las raíces” según las distintas fuentes) para recuperarla. No le cuesta demasiado tiempo dar con ella e intenta convencerla para regresar.

“Los países que tú y yo creamos aún no han sido terminados. ¡Volvamos!”

Pero Izanami le comenta que no puede volver ya que ha probado el alimento del inframundo, pero que encontrará una solución. Le pidió que mientrastanto esperase pacientemente y no volviera al inframundo.

“¡Lástima que no hayas venido antes, pues ya he comido en el país de Yomi!… sin embargo, voy a consultarlo con las deidades del país de Yomi ¡De ningún modo debes mirarme!”

Cuerpo de Izanami en el Yomi

Izanagi no tuvo paciencia y decidió volver a pesar de la advertencia de su esposa, así que encendió una mecha y entró en el Yomi, cuando la encontró no pudo evitar ver el cuerpo putrefacto de su mujer, avergonzada y enfurecida de forma extrema mandó tras él los ochos dioses del trueno y los ejércitos del inframundo. Izanagi consigue escapar y tapa la entrada al inframundo con un peñasco enorme perdiendo así para siempre a su esposa.

Izanagi huyendo del Yomi

Izanami le manda una maldición y promete matar mil hombres al día.

“¡Si te comportas de este modo, estrangularé y haré morir en un solo día a un millar de hombres de tu tierra!”

Izanagi le responde que haría nacer a mil quinientos.

“¡Si haces eso, levantaré en un solo día, ciertamente, mil quinientas casas de alumbramiento. Así en un solo día, ciertamente, mil hombres morirán y en un solo día, ciertamente, mil quinientos hombres nacerán!”

Después de este episodio, Izanagi decide realizar el rito de la purificación (misogi) que consiste en darse un baño en el arroyo de Ahaikhara, a medida que se va quitando ropaje van creándose nuevos dioses.

Con esta leyenda se trata de explicar el ciclo de la vida y la muerte.

Como curiosidades destacar la similitud de este mito al de Orfeo y Eurídice griego, donde el amado desciende al inframundo en busca de su amada. En la serie de anime Naruto también aparecen dos personajes con los dos nombres de nuestros protagonistas.

Anuncios