Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Cuando oímos Cómodo y Roma a todos nos viene a la mente la película Gladiator y ese personaje tan bien interpretado por Joaquín Phoenix, un emperador paranoico, asesino y amante de las batallas de gladiadores…¿Pero el personaje histórico fue realmente así?

Marco Aurelio

Marco Aurelio

Bajo el nombre de Lucio Aurelio Cómodo Antonino nació el 31 de agosto del año 161 en Lanuvium en los alrededores de Roma, como todos sabéis hijo del emperador Marco Aurelio, tuvo doce hermanos y hermanas aunque tan sólo cuatro chicas vieron como era nombrado emperador. Su padre procuró que tuviera una infancia rodeada por las mejores manos posibles ya fuera en la enseñanza como en la carrera militar.

A los once años recibió el título de Germanicus cuando acompañó a su padre en las Guerras Marcomanas contra los pueblos que habitaban la zona del Danubio. Tres años más tarde, en el 175, entraba a formar parte del Colegio de Pontífices, empezando de esta manera su carrera política. Tras un intento fallido de levantamiento en contra de su padre ese mismo año por el gobernador de la provincia de Siria, un tal Avidio Casio,  acompañó a su padre en una gira por las provincias orientales visitando Atenas y Antioquía entre otros lugares, retornando en el 177 a Roma habiendo cuajado un gran éxito. Durante esa gira, el 27 de noviembre del 176 su padre le nombró Imperator.

Nada más llegar a Roma se le otorgó el título de Augusto el 23 de diciembre del 177 y tan sólo unos días después, el 1 de enero, se convertía en el cónsul más joven de la historia hasta ese momento. Desde Vespasiano, Marco Aurelio era el primer emperador que nombraba sucesor a su propio hijo, ninguno de Nerva, Trajano, Adriano y Antonino Pio habían tenido descendientes varones. Durante tres años reinó junto a su padre manteniendo un papel moderado e incluso secundario, principalmente luchando en el Danubio.

El 17 de marzo del 180 mientras planeaba la anexión de Marcomannia como nueva provincia romana, Marco Aurelio falleció a causa de la peste, dejando a Cómodo como nuevo Emperador en solitario a la edad de 19 años.

Cómodo

Cómodo

Inmediatamente Cómodo negoció la paz con los pueblos marcomanos, retirando las tropas y al mismo tiempo reclutando guerreros de la zona para luchar contra los yázigas. A pesar de no anexionar ningún territorio el 22 de octubre del 180 entró en Roma celebrando un gran triunfo, aunque es de reconocer que gracias a esa paz, durante 50 años la frontera del Danubio se convirtió en un lugar estable sin ataques germanos.

Nunca tuvo interés en las tareas administrativas, por lo que surgieron conspiraciones por parte de los senadores que lo odiaban, pero contrariamente era amado por el ejército y el pueblo debido a las numerosas muestras de generosidad y al gran número de combates de gladiadores que realizaba. Su primera crisis se ocasionó en el 182 cuando su propia hermana Galeria Lucila conspiró en su contra intentando matarlo por medio de dos de sus amantes, pero fueron descubiertos y tanto ellos como ella fueron ejecutados un año más tarde. En el 187, la propia mujer de Cómodo, Brutia Crispina fue declarada culpable de traición y adulterio, a pesar de estar embarazada corrió la misma suerte que el resto.

Un año más tarde ascendió a Cleandro, un liberto romano que adquirió un exagerado poder como chamberlán, causante de la guerra de Dacia y rebeliones en Britannia en el 183 y 184 respectivamente, concentró todo el poder en sus manos aprovechando para vender cargos públicos al mejor postor para su propio beneficio. En la primavera del 190, Roma sufrió escasez de alimentos y sus opositores lo culparon por ello consiguiendo que a finales de junio la plebe se manifestara en su contra en el Circo Máximo, Cleandro huyó buscando la protección de Cómodo, pero éste a instancia de su amante Marcia decidió darle al pueblo lo que quería, la cabeza de Cleandro.

Con 29 años tomó las riendas del poder con una línea moderada gracias a la persona que más influencia ejercía sobre él, la propia Marcia. Entre otras cosas liberó a multitud de cristianos encarcelados en Sardinia.

Cómodo representado como Hércules

Cómodo representado como Hércules

En el 192 Roma sufrió un importante incendio que devastó diversos lugares públicos como el Templo de Pax, el Templo de Vesta o el Palacio Imperial. A finales de ese año participó en los Juegos Plebeyos luchando contra gladiadores drogados o moribundos y disparando cientos de flechas sobre animales a diario.

Para temor del pueblo anunció que empezaría el 193 como cónsul y gladiador. No era algo nuevo, Cómodo llegó a participar en cerca de 700 combates (aunque todos desiguales) pero más que gloria consiguió indignación entre la plebe e ira entre los militares, especialmente cada vez que aparecía en la Arena vestido de Hércules.

Nos encontramos en un punto en el que Cómodo había caído en desgracia en todos los ámbitos de la sociedad romana, por lo que el prefecto Laeto junto a Eclecto urdieron una conspiración para acabar con su vida y poner a Pertinax en su lugar.

Asesinato de Cómodo

Asesinato de Cómodo

Convencieron a Marcia para que el 31 de diciembre del 192 acabara con su vida, ésta envenenó la comida de Cómodo pero la vomitó y acto seguido fue a tomarse un baño. Por temor a las represalias de Cómodo si los descubría, decidieron enviar al liberto Narciso para acabar con él, cosa que cumplió satisfactoriamente ya que lo estranguló mientras estaba en la bañera.

Tras su muerte se restauraron todos los cargos públicos que Cómodo había denigrado, todas sus estatuas fueron derribadas y su nombre se eliminó de los registros públicos. Su cuerpo fue enterrado en el Mausoleo de Adriano y en el 195 el emperador Septimio Severo rehabilitó su memoria.

Su muerte envió al Imperio a una nueva Guerra Civil terminando así con la Pax Romana, fue una guerra especialmente sangrienta conocida como “El año de los cinco Emperadores” ya que fueron cuatro los emperadores asesinados hasta que Septimio instauró la dinastía de los Severos.

El historiador Dion Casio, contemporáneo suyo lo describe de esta manera:

“El reinado de Cómodo marcó la transición de un reino de oro y plata a uno de óxido y hierro”

“Cómodo no es de naturaleza malvada pero, por el contrario, es el hombre menos honesto que jamás ha vivido. Su gran simplicidad, unida a su cobardía, le han hecho ser esclavo de sus compañeros. Las malas influencias le han hecho desviarse del camino del buen hacer y, al principio por su ignorancia y al final por la creación de una segunda naturaleza, han hecho que sus actos crueles y lujuriosos se hayan convertido en un hábito”.
Anuncios