Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Bienvenidos a  una nueva sección de Un rincón en la historia debido al alto número de visitas de nuestros amigos latinoamericanos y para inaugurarla os voy a hablar de José de San Martín, un personaje bastante curioso.

José de San Martín

José de San Martín

José Francisco de San Martín y Matorras, nacido el 25 de febrero de 1775 en Yapeyú, en la actual provincia de Corrientes, Argentina. Con 3 años se traslada a Buenos Aires y a los 5 se muda a España. Inició sus estudios en el Real Seminario de Nobles de Madrid y en la Escuela de Temporalidades de Málaga donde aprende castellano, latín, francés, alemán, baile, dibujo, poética, matemática, historia y geografía.

En 1789, con tan sólo 11 años empieza su carrera militar como cadete en el regimiento de Murcia,  cuatro años después tuvo su bautismo de fuego en Orán (Argelia). Debido a sus acciones contra los franceses, portugueses e ingleses en 1804 asciende al rango de capitán. El 18 de julio de 1808, se produce la batalla de Bailén contra las tropas napoleónicas, su gran actuación en la primera gran derrota del ejército francés en suelo español sirvió para recuperar Madrid. Su importante papel en el desarrollo de la batalla le permitió ser ascendido a teniente coronel y recibir la medalla de oro de los Héroes de Bailén. En 1811 combatió en las fuerzas aliadas formadas por españoles, ingleses y portugueses contra Napoleón, allí conoció a Lord Macduff que lo introdujo en las logias secretas que conspiraban a favor de la independencia de las colonias españolas en América. El 6 de septiembre de ese mismo año abandonó el ejército español después de 17 acciones de guerra.

Se traslada unos meses a Londres donde se reúne con personajes que como él aspiraban a pelear por una América independiente. En enero de 1812 regresa a Buenos Aires, donde es recibido por el Primer Triunvirato (formado por Feliciano Chiclana, Manuel de Sarratea y Juan José Paso) quienes le reconocen su grado de teniente coronel.

Dos meses después a petición del Triunvirato crea el Regimiento de Granaderos a Caballo a semejanza del existente en el ejército francés. Un año después, el 3 de febrero de 1813 tuvieron su primera acción militar, los soldados realistas (partidarios de la corona española) estaban asediados en Montevideo y para subsistir asolaban las costas del río Paraná, San Martín los esperó escondidos en el convento de San Carlos en San Lorenzo y se lanzó a por los cerca de 300 realistas que desembarcaron para saquear el convento. En el llamado Combate de San Lorenzo, destacó la figura del granadero Cabral, que dió su vida por salvar a San Martín de una muerte segura. La victoria “patriota” provocó que desaparecieran las dudas sobre nuestro protagonista, ya que algunos lo consideraban un posible infiltrado (luchó 20 años en el ejército español y tenía acento andaluz).

El 3 de diciembre es nombrado Jefe del Ejército del Norte reemplazando al General Belgrano, mientras tanto se reúne la Asamblea General Constituyente que logra aprobar los símbolos patrios, abolir los títulos de nobleza, el trabajo forzado de los indios, la destrucción de los instrumentos de tortura y la libertad de los esclavos nacidos a partir de ese año. Poco tiempo después se traslada por problemas de salud a Córdoba y lo nombran gobernador de Cuyo (actuales provincias de Mendoza, San Juan y San Luís).

Durante un tiempo se dedica a gobernar, fomentando la educación, la industria y la agricultura o creando un sistema impositivo equitativo donde los que más tienen más pagan.

Sin educación no hay libertad de los pueblos”– José de San Martín

El 1 de agosto de 1816 es nombrado general en jefe del recién creado Ejército de los Andes y el 12 de enero del año siguiente se pone en marcha para cruzar la cordillera de los Andes con la intención de liberar Chile. Divide sus tropas en dos columnas principales y cuatro secundarias con la idea de confundir al ejército realista ubicado en Chile. Fue un trayecto épico, quizás la cordillera más alta que pudiera ascender el hombre en esa época. Las tropas estaban formadas por 3.500 soldados, cien baqueanos, mil caballos, diez mil mulas (de las que llegaron cuatro mil), treinta cañones, casi un millón de cartuchos de fusil, varias toneladas de pólvora, y alimento para todos los hombres y animales para un mes de marcha.

El 10 de febrero las diversas columnas se unen en territorio chileno y dos días después se libra la batalla de Chacabuco, donde las tropas comandadas por San Martín, Soler y O’Higgins vencen al Ejército Real liderado por Rafael Maroto. En el número de bajas resaltar los casi 500 muertos y 600 prisioneros de los realistas por tan sólo 12 bajas patriotas.

Después de un viaje relámpago a Buenos Aires a pedir refuerzos, el 19 de marzo de 1818 ocurre la Sorpresa de Cancha Rayada a 5 km. de Talca (Chile), el ejército de San Martín cae derrotado cuando realizaba una maniobra nocturna para evitar curiosamente un ataque realista. En la oscuridad de la noche no se percataron y los dos ejércitos acamparon uno al lado del otro, asimismo al no ver nada los ejércitos disparaban a ciegas, acabando con sus propios compañeros.

Abrazo de Maipú

Abrazo de Maipú

El 5 de abril en Maipú tuvo su revancha, los realistas sufrieron una derrota contundente, 2.000 bajas y 2.500 prisioneros. Cuando hubo finalizado la batalla, O’Higgins que no había participado porque estaba convaleciente de una herida en la Sorpresa de Cancha Rayada, abrazó a San Martín y lo nombró el “Salvador de Chile”.

“Acabamos de ganar completamente la acción. Nuestra caballería los persigue hasta concluirlos. La patria es libre, abril de 1818” – San Martín

Dos días después entró en Santiago, siéndole ofrecido el puesto de Director Supremo de Chile pero lo rechaza proponiendo a O’Higgins para el puesto.

Pero aún quedaba su gran objetivo: el Virreinato de Perú. En agosto de 1820 zarpa desde Valparaiso con más de 4.000 hombres la Expedición Libertadora del Perú llegando el 8 de septiembre a Paracas, cerca de Pisco. El 25 de ese mes se reúnen los delegados de San Martín y Joaquín de la Pezuela, virrey del Perú en Miraflores, en los alrededores de Lima, pero las negociaciones son un fracaso, por lo que ordena un avance sobre la sierra para sublevar a las poblaciones en contra de los realistas. A finales de enero de 1821 Pezuela renuncia a su cargo y aunque existen varias negociaciones con el nuevo virrey, Jóse de la Serna, sigue sin llegarse a ningún acuerdo.

Tras varios meses de asedio y el paso de varios regimientos a las tropas de San Martín, el virrey ordena la evacuación de Lima, por lo que el 9 de julio de 1821 entra en la ciudad al oscurecer con una pequeña escolta, el resto de tropas lo harían un par de días más tarde. Había conquistado la principal plaza de la corona española en Sudamérica sin apenas disparar una bala y en importante inferioridad numérica (unos 5.000 por 20.000 realistas repartidos por todo el territorio peruano).

“Sólo en el campo de batalla los hombres son mis enemigos” – San Martín

El 28 de julio se declara la independencia de Perú y el 2 de agosto es nombrado Protector de la Independencia del Perú, mantuvo ese puesto hasta el 20 de septiembre de 1822, durante ese tiempo creó entre otras cosas la Biblioteca Nacional del Perú, estableció la libertad de comercio y de imprenta o dío la nacionalidad peruana a los indigenas.

“He convocado al Congreso para presentar ante él mi renuncia y retirarme a la vida privada con la satisfacción de haber puesto a la causa de la libertad toda la honradez de mi espíritu y la convicción de mi patriotismo. Dios, los hombres y la historia juzgarán mis actos públicos” – San Martín

Unas semanas antes de renunciar al cargo tuvo lugar la Entrevista de Guayaquil (26 y 27 de julio), donde se reunió con el otro gran libertador, Simón Bolivar, en ella San Martín le propuso pasar a un segundo plano y ponerse bajo sus ordenes, otro claro ejemplo que no perseguía la gloria personal y anteponía los intereses de la patria a los suyos propios, pero Bolivar no se lo permitió. Lo que tenían claro es que no podían seguir los dos en Perú.

Foto de un San Martín ya septuagenario

Foto de un San Martín ya septuagenario

Tras renunciar al cargo volvió a Argentina aunque por desgracia no pudo encontrase con su mujer, fallecida unos dias antes. Este episodio y que estaba siendo acusado de conspirador, le hizo tomar la decisión de emigrar a Francia un 10 de febrero de 1824. En 1829 volvió a Argentina al estallar la guerra civil pero dos años después vuelve a Europa afincándose en París, ya no volvería nunca a su país en vida.

El 17 de agosto de 1850 a la edad de 72 años fallece en Boulogne-sur-Mer.

Anuncios