Etiquetas

, , , , , ,

Alejandro Magno

Alejandro Magno

Con tan sólo 20 años Alejandro sucedió en el trono a su padre Filipo II de Macedonia, dos años después de conseguir la victoria en la batalla de Queronea gracias a una acción suya contra los griegos. Con 22 años decide conquistar Persia y hacer realidad el sueño de su padre. En el año 332 a.C. conquista Siria y Egipto, fundando Alejandría. Un año después abandona Egipto, ya nombrado faraón, al encuentro de Dario III, rey persa.

No es su primer encuentro, en el año 333 a.C. ya se enfrentaron en Issos, con victoria macedonia por lo que Dario tenía sed de venganza. Decidió enfrentarse a Alejandro en Gaugamela (actual Irak), donde el terreno era propicio para sus intereses, puesto que era una llanura que favorecía el movimiento de su enorme ejército, ampliamente superior al macedonio y sus aliados griegos, incluso allanó el terreno para evitar obstáculos para sus temidos carros de combate y elefantes de guerra.

Dario III

Dario III

Alejandro llegó sabiendo que probablemente sería el combate más importante de su vida. El 1 de octubre del 331 a.C. para bien o para mal se convertiría en una fecha clave en su vida y los suyos. Disponía de 7.000 soldados de caballería, 29.000 de infantería pesada y unos 9.000 de infantería ligera (como ya sabéis es difícil saber el número exacto de hombres en estos casos puesto que los historiadores suelen exagerar las cifras hacia su conveniencia) frente a alrededor de 92.000 soldados por parte persa, formados por 35.000 de caballería y 53.000 de infantería ligera a parte de los conocidos como “Inmortales”, la guardia de élite que formaban la infantería pesada y eran unos 4.000 hombres. Se cree que el número total podía llegar a los 200.000 hombres pero la gran mayoría eran campesinos sin entrenamiento por lo que su repercusión en la batalla fue anecdótica.

Los macedonios y griegos formaron con Alejandro Magno en el ala derecha del ataque junto a la caballería y los “Compañeros” (formada por la nobleza macedonia) como era habitual, en el centro se encontraba una falange creando sólo una línea, muy útil en caso que la retaguardia tuviera que entrar en combate y en el ala izquierda se situó Parmenio con la caballería aliada (de Fersalia y Tracia) y los mercenarios griegos, convirtiéndose en el punto débil. Alejandro formó un gran rectángulo que podía enfrentarse cara a cara con los ataques persas desde cualquier lugar.

Formación inicial de los ejércitos en la batalla

Formación inicial de los ejércitos en la batalla

Por su parte Dario, se colocó en el centro de su ejército, con la caballería ocupando ambos flancos y la infantería pesada en el centro y la retaguardia dejando la infantería ligera como avanzadilla por el centro.

El primer movimiento lo hizo Alejandro, enviando a su infantería hacia el flanco izquierdo persa, a lo que Dario contestó realizando un ataque envolvente contra la ofensiva macedonia. Alejandro contrarrestó realizando cargas al centro de la línea envolvente hasta que las formaciones persas se rompieron.

Relieve de la batalla de Gaugamela

Relieve de la batalla de Gaugamela

Tras observar lo ocurrido, Dario ordena avanzar a sus carros de combate hacía la falange macedonia para desorganizarla, pero cuando se estaban acercando fueron sorprendidos por una lluvia de flechas y jabalinas que mató a una gran cantidad de los conductores de los carros, acto seguido la falange dejó pasillos por donde los carros supervivientes se encontraban con una segunda línea de infantería pesada, donde fueron masacrados sin piedad. De esta forma Dario se quedaba sin carros de combate.

Llegado a este punto Dario comete un error fatal quizás por el temor a una derrota, ordena a su caballería atacar el flanco izquierdo defendido por Parmenio, intentando abrir una brecha para aprovechar su superioridad numérica. El error que cometió es que envió tal cantidad de soldados que se abrió una brecha en la formación persa.

Ataque decisivo de Alejandro

Ataque decisivo de Alejandro

Alejandro no desaprovechó la oportunidad, ordenó a su caballería de reserva atacar las formaciones persas que estaban intentando envolver su ala derecha, mientras tanto él y sus “Compañeros” en formación de cuña se lanzaron en una carga brutal sobre la brecha, las tropas persas no pudieron hacer nada para evitar el avance de Alejandro y los suyos. Dario, se vió acorralado y decidió huir del campo de batalla haciendo que sus tropas emprendieran una desbandada general, momento que la caballería macedonia aprovechó para aniquilar la débil infantería ligera persa.

Estos movimientos produjeron una nueva brecha, pero esta vez entre las tropas macedonias y griegas, el ala izquierda dirigida por Parmenio se había quedado retrasada ante el ímpetu de Alejandro y la caballería persa aprovechó ese hueco para llegar al tren de bagajes macedonio para rescatar a la familia de Dario pero ésta se negó. La falange reserva macedonia dio media vuelta y los atacó por la retaguardia, la situación provocó que el ala izquierda fuera rodeada por la caballeria persa, Parmenio envió inmediatamente emisarios a Alejandro, lo que hizo que éste a pesar de sus deseos tuviera que abandonar la persecución de Dario y dar media vuelta a socorrer a los suyos.

Pronto acabaron con las tropas persas, retomando la persecución a Dario hasta el anochecer pero sin fruto, Dario consiguió escapar.

Los historiadores actuales estiman unas 40.000 bajas persas y apenas 5.000 por parte macedonia.

En el 330 a.C. entró en Persépolis, la capital de Persia, haciendo así realidad el sueño de su padre, Persia había caido bajo el poder macedonio.

Anuncios