Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

En esta segunda entrega os voy a hablar de un personaje que podría ser el perfecto ejemplo de mentes avanzadas a su tiempo que son desconocidas para gran parte del público (excepto su zona natal normalmente) y que son maltratadas por la sociedad hasta acabar sus días en la indigencia.

Juanelo Turriano

Pues bien, este individuo se llama Giovanni Torriani, como podéis observar italiano de nacimiento pero español de adopción, también conocido como Juanelo Turriano por estos lares.

Nacido en el año 1500 en Cremona, al norte de Italia, se forja como relojero en el taller de su padre y adquiere cierta fama como inventor al fabricar una grúa para elevar cañones o una dragadora para la laguna de Venecia. Empezando a hacerse un nombre se traslada a Milán y en 1525 empieza a trabajar para el rey español Carlos I. En 1529 se traslada a España y es nombrado Relojero de la Corte para trabajar en la reparación del Astrarium, un enrevesado reloj astronómico que es la gran joya de su colección, no sólo lo arregla sino que crea otro aún más complejo, llamado Cristalino, que con 1500 piezas es capaz de marcar la hora, la fecha y la posición en cada minuto de los planetas, el sol y la luna. Tan complejo llegó a ser que en siglos posteriores lo desmontaron para conocer su funcionamiento y no fueron capaces de volverlo a montar.

Este hecho hace que obtenga una gran fama en el viejo continente y también que nazca una gran amistad con Carlos I, al que acompaña a Yuste hasta el fin de sus días. Su sucesor, Felipe II, le nombra Matemático Mayor aunque es un hombre que se interesa por diversas actividades: mecánica, ingeniería, matemáticas, astronomía o arquitectura. Algunos de sus trabajos en esta época son los estanques del Monasterio de Yuste, las campanas del Escorial e incluso fue llamado por el Papa Gregorio XIII para elaborar el nuevo calendario.

Hombre de palo

Hombre de palo

Instalado en Toledo desde 1535 es aquí donde crea dos de sus más importantes artefactos como inventor, un autómata con forma de hombre hecho de madera que presumiblemente lo utilizaría para recabar limosnas, cuenta la leyenda que cuando recibía una limosna hacía una reverencia o que incluso una vez acabada la jornada era capaz de volver a casa de forma totalmente independiente (seguramente más ficción que realidad aunque teniendo en cuenta el siglo en el que estamos es una auténtica revolución ya sólo el hecho de crear un autómata ), por desgracia, acabó siendo quemado.

En 1565 la ciudad de Toledo le propone un reto extraordinario, el cual le hará poner su nombre en la historia pero también será el causante de su caída en desgracia, el reto consistía en crear algún tipo de artificio que consiguiera proveer la ciudad del agua del Tajo ( anteriormente habían fracasado ingenieros alemanes, franceses o flamencos ).

Esquema del Artificio de Juanelo

Esquema del Artificio de Juanelo

En 1569, Juanelo entrega una compleja construcción que sería una referencia en todo el Renacimiento que consistía en un juego de cucharas de madera que aprovechaba la fuerza del propio río para bombear 18.000 litros de agua (6.000 litros más de lo acordado con el Rey y la ciudad ). A partir de este momento empiezan sus quebraderos de cabeza ya que el agua llegaba hasta el Alcázar ( parte más alta de la ciudad ) que era propiedad del ejército y como no había firmado nada se negaba a pagarle, lo mismo pasó con la ciudad,se negó a pagarle la construcción y el mantenimiento de la misma puesto que el agua no la recibía ella directamente.

Restos del segundo artificio de Juanelo

Tras varios años de litigios durante los cuales perdió gran parte de su patrimonio al tener que costear el mantenimiento del artefacto, llegó a un acuerdo con el rey Felipe II: construir un segundo artificio idéntico al primero costeado por la corona y que Juanelo y sus herederos explotarían con su consiguiente beneficio económico, pero con una cláusula, el rey lo podía reclamar si fuera menester. En 1581 empezó a funcionar pero como Juanelo no podía mantener el primero de ellos el desgaste empezó a hacerse notar y a crear diversos problemas, así que el rey hizo efectiva la cláusula, adueñándose del segundo artificio y su agua, por lo que Juanelo dejó de recibir ningún beneficio y unido a que debía hacerse cargo del mantenimiento del primero lo arrastró a la indigencia. Tan sólo un año después fallecía en la más absoluta de las miserias.

Ca

Calle del Hombre de Palo, en Toledo

Actualmente su nombre es recordado en la ciudad de Toledo como uno de sus personajes más emblemáticos, de hecho, hay una calle registrada con el nombre de “Calle del hombre de palo”, calle donde solía colocarse el autómata y un instituo de enseñanza secundaria con su nombre. Existe también una fundación con su nombre aunque está establecida en Madrid.

Anuncios