Mad Jack, el loco del arco

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Nos adentramos de nuevo en la Segunda Guerra Mundial, tras comentar las peripecias vitales de Erwin Rommel cambiamos de bando y vamos a conocer a un personaje un tanto estrafalario.

Jack-churchill-vertical--229x229

Mad Jack Churchill

John Malcolm Thorpe Fleming “Jack” Churchill nació el 16 de septiembre de 1906 y quedará en la historia como un auténtico romántico de la lucha, un británico nacido en Hong Kong que no logró nunca en ningún momento de su vida dejar de lado su pasión por las espadas medievales, el arco y las flechas.
Desde sus primeros destinos como oficial en el ejército británico en Birmania, Churchill sorprendía a propios y a extraños blandiendo como si nada una espada Claymore (un arma medieval) como parte de su uniforme y elementos indispensables. “Jack” Churcill sostenía que no era posible concebir que un oficial (como él) no usara espada.

“Un oficial sin espada no está correctamente vestido”

Pero además de ser bueno en el uso de las espadas, demostraba grandes habilidades con el arco y la flecha y tal era así que eso le valió su participación con muy pequeños papeles en películas tales como “Ivanhoe” o “El ladrón de Bagdad”. El año de 1939 lo encontró a Churchill como integrante de la selección inglesa en el Campeonato Mundial de Arco llevado a cabo en la ciudad noruega de Oslo hasta que un hecho inesperado (no tanto) le cambiaría la vida para siempre, como a tantos otros: estallaba la Segunda Guerra Mundial.
Regresó a Inglaterra y ni bien llegado se dedicó a ampliar su colección de arcos y flechas, pasando por la Tienda “Purle of London” y llevándose a casa armas fabricadas al más puro estilo medieval. Sin perder más tiempo, volvió a enrrolarse en el ejército británico, cosa que hizo justo a tiempo como para embarcarse hacia el continente europeo como parte del Manchester Regiment.

Jack-Churchill-Training-Exercise

A la derecha Churchill desembarcando con su espada en mano

La historia de “Jack” Churchill podría haber sido una más, una de tantas otras de anónimos guerreros en la más violenta contienda bélica de todos los tiempos, pero él mismo se encargó de que no fuera así. Churchill pasó a ser conocido de inmediato por sus camaradas como un héroe enloquecido y un indiscutido enajenado mental. Entre sus acciones más recordadas y particulares se cuentan aquella de Diciembre de 1939 en Polonia y una del año 1940 en Francia. El episodio de Polonia incluye la sorpresa de sus propios compañeros y camaradas cuando Churchill sin mediar aviso se adelantó a su compañía y llegó hasta escasos 50 metros de las posiciones alemanas disparando flechas a diestra y siniestra, mientras que el episodio de Mayo de 1940 en Francia refiere a la defensa de una compañía británica de un pequeño pueblo destacándose una vez más el “loco” Churchill con una de sus acciones increíbles: se acercó a unos 30 metros de un batallón nazi apostado en un granero y desde allí disparó sus flechas atravesando a un soldado alemán dando inicio a una tremenda batalla, esta vez, de modo “tradicional”.

Jack-Churchill-Inspecting-a-German-Airfield-Gun

Churchill inspeccionando un cañón alemán

Esas fueron apenas unas pequeñas muestras de la asombrosa capacidad de Churchill para pelear en una guerra “moderna” con armas y métodos propios de otras épocas. Pero el climax de sus campañas increíbles llegó durante la defensa de Dunkerque. Sus compañeros no daban crédito a lo que veían: Churchill desembarcó y caminaba por las playas con su espada en mano y su arcos y flechas dispuestos a dañar al enemigo.
Otro hito relevante de la historia de este loco de la guerra se dio en la Noruega ocupada por los nazis. Corría el mes de Diciembre de 1941 y Churchill encabezaba dos compañías en la “Operación Arquería”. Las tropas británicas avanzaron por la playa encabezadas una vez más por “Jack” espada en mano y a grito pelado contra un enemigo absolutamente descolocado ante semejante visión. Los nazis finalmente sucumbieron en esa batalla y Churchill salió indenme una vez más. La acción le valió su segunda Cruz Militar.

La obra maestra de Churchill en esta guerra tan particular que sabía librar llegó en el otoño de 1943 mientras los británicos trataban de recuperar la localidad italiana de Piegoletti. Churchill se infiltró en las flojas defensas enemigas y al grito de “¡Comando!” logró intimidar a los puestos de custodia deteniendo (casi sin resistencia enemiga) a 136 alemanes. Nueva condecoración para el “Loco Jack” tras ganar la partida sin disparar un solo tiro.
Pero su historia en los campos de batalla terminaría en 1944 en Yugoslavia. Churchill quedó aislado junto a seis de sus hombres por una compañía alemana. Sus soldados fueron cayendo mal heridos uno a uno hasta que sólo él quedó en pie. Sin dudarlo, con toda tranquilidad, extrajo su gaita (siempre la llevaba encima y la tocaba) y comenzó a ejecutar la canción “No volverás” para darle ánimo a sus camaradas. Repentinamente una granada cayó cerca suyo dejándolo inconciente. Al despertar sólo veía nazis observándolo a su alrdedor, siendo trasladado de inmediato al campo de concentración de Sachsenhausen. Allí conoció a varios veteranos y con ellos logró cavar un túnel por el que pudo escaparse del cautiverio nazi. Tras 14 días de libertad y escape, fue capturado por la Gestapo. Las órdenes de Adolf Hitler eran claras en estos casos: la muerte. Sin embargo el oficial nazi encargado de ejecutarlo se negó a hacerlo y allí, Churchill, volvió a nacer.

Mad-Jack-Churchill

Mad Jack Churchill ya anciano

Tan particular ha sido todo en su vida que, años después, el 8 de Marzo de 1996 pudo agradecerle a aquel mismo oficial alemán (que lo visitaba en su lecho de muerte), el hecho de haberle salvado la vida tantos años antes. Ese mismo día Churchill cerraba sus ojos y dejaba este mundo, rápido y sigiloso como una flecha…Filoso como una espada.

Anuncios

Especial Halloween (III): Edward Gein, el Carnicero de Plainfield

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Ed Gein (005)

Edward Gein

Nacido el 27 de agosto de 1906 en una pequeña granja a las afueras de Plainfield (condado de La Crosse, Wisconsin) no tuvo una infancia nada fácil como suele ser habitual en estos personajes que tratamos en nuestros especiales del terror. George, su padre, era un alcohólico que no mostraba el más mínimo afecto hacia su familia y su madre Augusta era una fanática religiosa, siempre atenta a que sus dos hijos no encaminaran sus pasos hacia los pecados carnales. De hecho no dudaba en castigarles y propinarles palizas si tenían pensamientos impuros.

se_ha_escrito_un_crimen_852273766_1200x865

Granja Gein

La familia o más bien su madre llevaba una pequeña frutería en La Crosse aunque en 1913 se trasladaron a un pequeño rancho. A diferencia de muchos psicópatas, Ed nunca disfrutó maltratando o asesinando animales, todo lo contrario sentía gran adversión. Un gran ejemplo fue cuando relataba que siendo un adolescente observó a escondidas como sus padres mataban un cochinillo en el matadero del rancho y casi se desmaya, este hecho le marcó toda su vida. En cambio le encantaban los cómics o revistas, eso si, relacionadas con asesinatos o torturas especialmente sobre los campos de exterminio nazis.

En 1940 falleció su padre y su hermano Henry empezó a percatarse que Ed sentía una gran dependencia y porque no cierto complejo de Edipo hacia su madre. Henry reaccionó alejándose de la unidad familiar pero tan sólo cuatro años más tarde falleció en extrañas circunstancias, en un incendio de rastrojos que él y Ed hacían en el jardín trasero de la casa. A pesar de presentar golpes en la cabeza el informe forense lo catalogó como muerte por asfixia. Poco después Augusta sufría un ataque al corazón y a pesar de los cuidados de Ed fallecía en diciembre de 1945. Ed se quedaba sólo en el mundo y lo primero que hizo fue tapiar la habitación de su madre para que quedara intacta, tal y como su madre la había dejado.

7af4d4c2be679ddf269118eb138ec085--famous-photos-actresses

Mary Hogan

Ed empezó a ganarse la vida realizando diversos trabajos para los vecinos pero en 1954 ocurrió un hecho que causó gran impacto entre la gente del lugar. Existía un lugar llamado “La Taberna de Hogan” cuya propietaria Mary Hogan era una mujer con un pasado lleno de sombras y por lo tanto rumores, desde que tenía tratos con la mafia a que había sido una famosa madame en Chicago y con el dinero ganado había comprado el negocio. El 8 de diciembre de ese año, un granjero del lugar llamado Seymour Lester entró en la taberna y se encontró un reguero de sangre que llevaba hasta el aparcamiento trasero y desaparecía junto a las huellas de una ruedas del tamaño de una furgoneta de reparto. Curiosamente el veredicto fue simplemente desaparición. Otro vecino del lugar (dueño del aserradero) y cliente habitual de la taberna, Elmo Ueeck, recordaba a Gein siempre sentado en el fondo del local mirando fijamente a Mary, un día le provocó preguntándole sobre el paradero de la malograda bromeando sobre su supuesto enamoramiento a lo que éste le respondió entre risas:

No ha desaparecido. Ahora mismo está en mi granja

Ueeck no le hizo el más mínimo caso, pensó que era la respuesta normal de un personaje tan patético.

596820ba3ea38.image

Benice Worden

Pasaron los años y el 16 de noviembre de 1957 se repitió lo sucedido con Mary Hogan, esta vez la víctima era Benice Worden, una mujer de unos cincuenta años propietaria de la ferreteria local. Era el primer día de caza de la temporada del ciervo por lo que el pueblo estaba prácticamente vacio, Ed se presentó en la tienda con una jarra vacia. Benice se la llenó y después de pagar nuestro siniestro protagonista se marchó. Al poco rato volvió y se interesó por un rifle de caza que había expuesto, cuando Benice le dio la espalda aprovechó para sacar una bala de su bolsillo, cargar el armar y disparar a bocajarro. Una de las primeras personas en ver a Gein después del asesinato fue curiosamente Elmo Ueeck llamándole la atención la velocidad a la que circulaba con la furgoneta de la ferreteria.

Al atardecer llegó a la tienda el hijo de la propietaria, Frank  Worden. Allí se encontró que las luces estaban encendidas, la llave puesta y un gran charco de sangre. Inmediatamente llamó al sheriff y una vez hubo arribado le anunció sus sospechas: Ed Gein, su madre le comentó días atrás que se sentía continuamente observada por él. Buscaron el libro de contabilidad y la última venta era la de anticongelante a Edward.

Esa noche Ed se encontraba cenando en casa de unos vecinos, cuando llegaron las noticias sobre la desaparición de Benice, Ed sólo dijo:

Debe tratarse de alguien con mucha sangre fría

Al poco rato apareció la policía y le interrogaron, Ed poco a poco empezó a contradecirse.

-Alguien me ha incriminado

-¿Respecto a qué?

-Bueno, sobre la señora Worden

-¿Qué pasa con la señora Worden?

-Esta muerta, ¿no?

-¿Muerta?¿Cómo sabes que está muerta?

-Lo oí. Me lo dijeron ahí dentro.

d7a482b15de06c3397ea0b78a29af8ec--crime-scenes-true-crime

Cuerpo de Bernice Worden

Art Schley, sheriff del condado, decidió nada más ser informado de la detención de Gein dirigirse a su granja junto a Lloyd Schoephoerster, capitán del condado de Green Lake. Entraron por la puerta de la cocina, estaban a oscuras por lo que encendieron las linternas, Schley sintió que algo le rozó el hombro y alumbró con su linterna, lo que encontró no podía ser más terrible. Ante ellos se encontraba el cuerpo de una mujer decapitado, atado de brazos y piernas y abierto en canal como si fuera un simple animal. Se trataba de Bernice Worden.

Ya recuperados del susto prosiguieron con la investigación, la casa estaba llena de basura y excrementos entre sucios muebles. Aún así con la poca luz de sus linternas fueron capaces de encontrar diversas revistas de anatomía y artículos sobre cambio de sexo. Poco rato después la granja estaba rodeada de coches patrulla.

Instalaron un generador para iluminar la casa lo suficiente como para descubrir el horror que allí se escondía. En la cocina encontraron varios cráneos desperdigados algunos utilizados como cuencos o recipientes de velas. Incluso encontraron un par de ellos cortados por la mitad para equilibrar su cama. También en la cocina encontraron una silla tapizada con piel humana. Por desgracia, no fue la única cosa hecha con piel humana en la casa: pantallas de lámparas, tambores, brazaletes, un chaleco realizado con el torso de una mujer, un cinturón hecho con pezones,…

Los policías encontraron nueve máscaras mortuorias con el pelo intacto además de cabezas reducidas al estilo jíbaro. Cuatro de esas máscaras estaban colocadas encima de la cama de Ed y una de las cabezas reducidas resultó ser la de Mary Hogan. Dentro de una bolsa encontraron el corazón y las entrañas aún calientes de Bernice Worden.

Por supuesto, descubrieron la habitación tapiada de Augusta Gein. Al entrar encontraron una habitación llena de polvo adornada perfectamente, estaba tal y como se quedó cuando su madre falleció doce años atrás. Y cuando digo que estaba intacta a cuando murió Augusta es literal, acostado sobre la cama se encontraba el cadáver seco de su madre.

Al día siguiente, Ed Gein empezó a confesar. Sólo reconoció la muerte de Bernice Worden aunque al ser preguntado por los demás restos humanos confesó que en ocasiones profanaba tumbas, la noche después de ser enterrados, los extraía y los sustituía por su “pastel de manzana”. Admitió haber robado nueve cadáveres.

Que yo sepa, sólo he matado a Bernice Worden

También se le preguntó sobre canibalismo (se vieron indicios en el cuerpo de Worden) y necrofilia pero negó ambas. Al ser interrogado sobre su madre reconoció tener alucinaciones y que intentó devolverla a la vida mediante el cuerpo de otra mujer, tras el intento naturalmente fallido se sintió defraudado.

La mañana del 6 de enero de 1958, el juez Bunde aceptó las recomendaciones de diferentes expertos y ordenó el internamiento indefinido en el manicomio del estado de Gein.

La camioneta de Worden

Furgoneta de Ed Gein

La considerada “Casa de los Horrores” fue pasto del fuego el 20 de marzo de 1958 aunque nunca se supo qué o quién inició el incendio. El resto de pertenencias salieron a subasta, destacando de entre todas su furgoneta Ford. Como curiosidad fue comprada por un tal Bunny Gibbons que se dedicó a pasearla por todas las ferias del condado bajo el nombre del coche de los crímenes de Gein.

En 1960 unos perros encontraron unos huesos humanos en el lugar donde estaba la granja de Gein, la cuenta ascendía a 15 cadáveres. Por ese tiempo, se puso de moda diversos chistes de humor negro referentes a Ed Gein,

-¿Por qué Ed Gein puso calefacción en su casa?

-Para que a los muebles no se les ponga la piel de gallina

En 1974, tras varios años de internamiento se elevó una petición en el juzgado para que se le permitiera la libertad tras tener un comportamiento modélico, pero se le negó puesto que bajo determinadas circunstancias existía la posibilidad que volvieran a presentarse sus problemas psicológicos.

El 26 de julio de 1984 Ed Gein fallecía a causa de una insuficiencia respiratoria en el Hospital Geriátrico para enfermos mentales de Mendota en el que estaba internado desde 1978. Sus restos descansan en el cementerio de Plainfield junto a los de su madre.

masacre_texas2

La matanza de Texas

Como curiosidaes encontramos muchas y variadas en el cine o televisión. Las sagas Halloween, Viernes 13 o películas como Psicosis de Alfred Hitchcock (1960), La matanza de Texas (1974) o El silencio de los corderos (1991). Otra curiosidad es que hoy en día aún existe un club de fans con su nombre.

 

 

Guerra de los Siete años, una guerra mundial en el s.XVIII

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

admirado_por_napoleon_2000x1944

Federico II El Grande

La primera curiosidad sobre esta guerra la encontramos en su nomenclatura, según el lugar donde nos encontremos recibe un nombre: Guerra de los siete años en Europa y América, Tercera Guerra Carnática en la India, Guerra Franco-India en Norteamérica o Guerra Fantástica en Portugal aunque podríamos seguir enumerando más nomenclaturas.

A mitades del s.XVIII el suelo norteamericano es motivo de confrontaciones entre Francia y Gran Bretaña, en parte gracias a que sus correspondientes colonias no estaban precisamente muy bien delimitadas. En 1754 Francia reclama los territorios de la cuenca del rio Mississipi, zona habitada por colonos británicos. Los habitantes de la zona se sentían incómodos ante la presencia de los franceses y viendo que los métodos pacíficos no funcionaban enviaron unas milicias para detenerlos. El 28 de mayo de ese mismo año George Washington emboscó una milicia francesa en Jumonville Glen pero poco le duró la alegria y unas pocas semanas después, el 3 de julio tuvo que rendirse en la batalla de Fort Necessity.

Las noticias llegaron a Europa y tanto Francia como Gran Bretaña intentaron llegar a un acuerdo pero sin éxito, así que cada una envió refuerzos a Norte América. No era oficial pero ambas naciones se encontraban en guerra…

En 1756 la chispa saltó a Europa por dos puntos diferentes y un invitado sorpresa. Francia por un lado formó un gran ejército y lo envió a tomar la isla de Menorca (archipiélago balear) que pertenecía por aquel entonces a Gran Bretaña, el 17 de mayo los británicos declaraban oficialmente la guerra a Francia.

Y por otro lado, la casa Habsburgo de Austria intentaba recuperar la provincia de Silesia (actual Polonia) que había perdido en 1740 en la Guerra de Sucesión Austriaca a favor de Federico II el Grande de Prusia.

guerra_sieteAustria se movió rápidamente y formó una coalición junto a Francia y Rusia. Por su lado Prusia recibió una pequeña ayuda de Reino Unido puesto que apenas recibió ayuda militar. Por suerte para Federico II la coalición astriaco-franco-rusa fue un tanto caótica y Francia se vio casi en solitario a librar dos guerras: una en Europa y otra Norteamérica.

Para Gran Bretaña la cosa no empezaba mejor, tras la pérdida de Menorca se le sumaban unas primeras derrotas en Norteamérica y en una de sus principales colonias como era la India les crecían los enanos como se suele decir. El nabab de Bengala, aliado de los franceses, encerró a 146 prisioneros británicos en una sala sin apenas ventanas ni ventilación durante el mes de junio, una de las épocas más calurosas del año. No es de extrañar que sólo sobrevivieran 23 de los 146… Hoy en día este hecho se le conoce como el Hoyo Negro.

William Pitt, primer ministro británico realizó una serie de movimientos que contribuyeron a inclinar la balanza a su favor. Aumentó la ayuda a Prusia tanto militar como económicamente, en la India ajustició al nabab de Bengala y capturaron ciudades como Calcuta y Madrás, en las Indias Occidentales los franceses perdieron todas sus islas productoras de azúcar excepto Santo Domingo.

Teníamos la guerra ya en tres continentes pero aún faltaba un cuarto: África. Los británicos atacaron y capturaron las principales posiciones esclavistas francesas, arruinando el mercado esclavista de Nantes.

foudrouyant1758En 1759,  la Marina Real británica consiguió la dominación del mar Mediterráneo y del Atlántico derrotando la flota francesa. Gracias a esto, Gran Bretaña pudo continuar y prosperar en el comercio con las Américas. Todo lo contrario que Francia, perdió protagonismo colonial con la respectiva bajada de abastecimientos y refuerzos.

Al otro lado del charco los 65.000 colonos franceses se veían superados ampliamente por el casi un millón de colonos británicos. Tan sólo un año después caía Montreal, último reducto francés en Norteamérica.

Si pensáis que con esto finalizaba la guerra estáis muy equivocados, Gran Bretaña se dedicó a hostigar buques españoles lo que obligó a España a unirse a Francia. Sin lugar a dudas, fue una mala opción puesto que no estaba preparada (intentó desde un principio declararse neutral en el conflicto) y por si fuera poco se unía al lado perdedor. El 4 de mayo de 1760 Gran Bretaña declaraba la guerra a España.

España comenzó invadiendo Portugal, aliada británica, a lo que los británicos respondieron atacando las colonias españolas tanto en América como en Filipinas tomando puntos tan importantes como La Habana o Manila.

En 1762 ya bajo el poder de Pedro III, gran seguidor de Federico II, Rusia abandonaba junto a Suecia la guerra y firmaba un tratado de paz con Prusia.

El conflicto entre Portugal y España se trasladó hasta América, concretamente a Buenos Aires donde ocurrió la Invasión del Río de la Plata en 1763 donde la flota angloportuguesa tuvo que huir ante el buen hacer de Pedro de Cevallos, gobernador de la zona.

Finalmente, el 10 de febrero de 1763 se firmaba el Tratado de París  (entre Gran Bretaña, Francia y España) y cinco días más tarde el Tratado de Hubertusburg (entre Prusia, Austria y Sajonia) que ponía fin a la guerra dando a Gran Bretaña y Prusia como vencedoras convirtiendo a ambas en potencias mundiales.

Guerra-anos_TINIMA20170517_0200_20Bajo el Tratado de París, Gran Bretaña obtuvo todo el Canadá, territorios entre el río Mississipi y Montañas Apalaches de parte de los franceses. Por parte española, se cedió la Florida Oriental y la costa del Golfo de México hasta la Florida Occidental. Asimismo Francia le cedió a España Nueva Orleans y los territorios de Luisiana. Francia recuperó sus islas en las Indias Occidentales.

En el Tratado de Hubertusburg básicamente se dejaron las cosas tal como estaban, las fronteras apenas sufrieron cambios y lo más importante, Silesia que fue la razón por la que empezó todo siguió bajo posesión de Prusia…